Consejos para tener en cuenta antes de instalar una caldera

¿Estás pensando en colocar una caldera en tu vivienda? ¿Quieres instalar una caldera de gasóleo y no sabes cuál? ¿La quieres sólo para calefaccionar tu casa o también para el suministro el agua caliente sanitaria? Presta mucha atención a este artículo y descubrirás tanto los tipos de caldera que existen como las claves que no debes olvidar a la hora de elegir este tipo de calefacción.

La instalación de una caldera de gasóleo y su mantenimiento deben dejarse en manos de expertos, sin embargo, existen algunos tips que te orientaran si quieres conocer qué es lo que los profesionales hacen cuando los llamas para colocar una caldera en tu vivienda.

Instalación calderas gasóleo, precio gasoleo, mantenimiento caldera

Instalación

La instalación de una caldera de gasóleo debe ser realizada, indefectiblemente, por personal autorizado. Es por ello por lo que no entraremos aquí en cuestiones técnicas que debemos dejar a los expertos, sin embargo, te daremos una serie de consejos para elegir la ubicación de la instalación dentro de la vivienda.

Obstáculos

Debe dejarse el camino libre de obstáculos para que los técnicos de mantenimiento puedan acceder cómodamente a los componentes de la caldera.

Salidas de aire

Es primordial no obstruir las salidas de aire con la colocación de la caldera. Necesitamos un lugar con buena ventilación. Esta es una regla primordial si nos preocupamos por la seguridad del hogar y de los que habitan en él.

Características de la vivienda

Debes preguntarte, antes que nada, ¿en qué tipo de vivienda vivo? Porque es muy diferente si se trata de un piso o una casa unifamiliar.

Luego hazte la siguiente pregunta ¿hay espacio como para colocar un depósito de gasoil? Si la respuesta es no, pues éste no es el tipo de caldera correcto para ti.

Por último, responde: ¿Qué tipo de uso le voy a dar? ¿Lo voy a usar en más de una habitación al mismo tiempo para disponer de agua caliente? De ser así, deberás elegir un tipo especial de caldera, la de acumulación.

Necesidades de potencia de la vivienda

Si tiene un solo baño y posee una superficie cubierta igual o menor a 100 m2, necesitas 24kW de agua caliente y 24kW para calefacción. Si, en cambio tu casa es algo más grande (tiene entre 100 y 200 m2 y dos baños) necesitarás 28kW para agua caliente y 24 kW para calefacción. Así sucesivamente van aumentando los kW requeridos hasta llegar a 35 kW y un micro acumulador para agua caliente y 30 kW para calefacción, en el caso de las viviendas de más de 180 m2 y que cuentan con dos baños.

Puedes saber más del precio del petróleo y de una caldera de gasoil y los proveedores de fuel.

Mantenimiento caldera de gasoil

Un profesional capacitado debe hacerse cargo de la revisión y mantenimiento de la caldera en los meses previos a la estación invernal.

En primer lugar, debemos comenzar con la limpieza del quemador. Este proceso consiste en retirar la tapa frontal de la caldera y asegurarnos de que está apagada. Desenchufar la instalación de la caldera es fundamental para llevar a cabo nuestra tarea. De no limpiarse correctamente el quemador, la regulación y la combustión del mismo serán incorrectas.

Una vez limpiado el quemador, deben aflojarse los tornillos (sin desatornillarlos por completo) lo cual deja visible la boquilla inyectora, el disco estabilizador y los electrodos de encendido.

Seguimos desarmando nuestra caldera hasta quedarnos sólo con la boquilla inyectora. Es preciso conocer la distancia que hay entre la boquilla y el disco estabilizador, para lo cual se puede recurrir al manual del quemador. Una vez limpiada la fotocélula que controla la llama, volveremos a montar todos los elementos del quemador, poniéndolos en su sitio. Si está en mal estado, es indispensable cambiarla para asegurar el funcionamiento de la caldera.

Limpieza de boquilla inyectora y otras comprobaciones

En último lugar, damos paso a la comprobación del funcionamiento general de la caldera. Si se produce llama, pero se apaga poco después, debemos volver a limpiar y revisar.

También deben realizarse una serie de verificaciones adicionales, como lo es observar el funcionamiento de la bomba y los termostatos, poner a punto los órganos de regulación y seguridad, comprobar el caudal del combustible, y medir y regular el caudal de agua. Por último, es fundamental verificar la estanqueidad de las instalaciones de combustible.

Tipos de calderas

Según en dónde se coloquen en la vivienda

Pueden ser murales, si están sujetas a la pared, es decir, colgadas. Al ser más fácil de ubicar dentro de la vivienda, son las más usadas, colocándose generalmente en la cocina o en el balcón. Si nos decidimos por las calderas de a pie, en cambio, debemos saber que éstas van apoyadas en el suelo y que, por ende, ocupan más espacio porque tienen mayor potencia de calor.

Según el tipo de servicios que ofrecen

En este caso, pueden ser o bien calderas mixtas o bien calderas sólo calefacción. En el primero de los casos la caldera nos ofrece agua caliente sanitaria además de calefacción. En el segundo caso, las calderas sólo nos brindan el segundo servicio.

Según el nivel de modulación

Una alta modulación debe ser entendida como la posibilidad de la caldera para trabajar a una potencia baja. Como consecuencia de ello, el gasto de energía es menor y se alarga la duración estimada de vida de la caldera, amortiguando el gasto. Pero ¿Por qué se gasta menos energía? Pues porque se debe apagar y prender la caldera menos veces. Pueden funcionar en instalaciones como radiadores o suelo radiante, siempre mostrando el máximo rendimiento y brindando los mejores niveles de confort en los servicios que ofrece (calefacción y agua caliente).

Según si tiene micro acumulación o no

El agua caliente se puede disfrutar al instante y, por ejemplo, podremos ducharnos mientras alguien lava los platos porque no sentiremos los cambios de temperatura.

Saber qué tipo de caldera necesitas y los consejos mínimos sobre ubicación y mantenimiento de la misma permiten que conozcas someramente lo que el instalador autorizado hará en tu hogar. Si te decides por esta forma de calefacción, recuerda que proviene de una fuente no renovable (es un derivado del petróleo) por lo cual, en el marco del plan de transición energética, no durarán para siempre.

Infórmese más a través de este artículo o a través de este vídeo:

Contacto

  • 21, calle serrano 25041 MADRID

    Menciones legales

  • Teléfono

    916548279

  • Email:

    animateweb@gmail.com