Caldera de gasóleo

Desde su aparición, el gasoil ha sido un combustible muy beneficioso en comparación a otros tipos de hidrocarburos que algunas tarifas comercializan. Básicamente se debe a que, su potencial energético es similar al del petróleo y la gasolina, pero sus costes son menores. Por lo que, su uso como fuente de energía para la calefacción en una caldera de gasóleo es frecuente.

Una caldera de gasóleo es un artefacto diseñado para brindar mecanismos de calefacción en un entorno. Generalmente son utilizados para calentar el agua o proporcionar calor en viviendas con exposición a temperaturas bajas.

Con el paso de los años, los nuevos descubrimientos tecnológicos han permitido integrar varias funciones a un mismo tipo de caldera de gasóleo, con el fin de que, a partir de un solo generador pueda obtenerse tanto agua fría como calefacción para el hogar.

Las personas que deciden utilizar una caldera de gasóleo probablemente buscan generar un ahorro en cuanto a su consumo energético, sin embargo, es importante conocer el funcionamiento que estos artefactos mantienen y cuáles beneficios pueden brindarnos según sean nuestras necesidades.

Caldera gasóleo,mantenimiento caldera, gasoil, instalación

Instalación de una caldera a gasoil

A diferencia de otros tipos de combustibles óptimos para la calefacción, las calderas de gasóleo, almacenan el gasoil en un pequeño depósito y lo distribuyen en su interior mientras generan una combustión para proporcionar el calor necesario.

La ventaja de mantener un sistema independiente de calefacción que, no requiere dependencia del suministro de luz o agua es que, podemos regular la potencia y el consumo energético que deseamos mantener en nuestra caldera.

La instalación de este artefacto, requiere de la dirección de un profesional en el área, quien se encarga de conectar la red de abastecimiento de agua o calefacción a la caldera mediante válvulas de presión y bombas hidráulicas.

Tipos de calderas de gasóleo

Las calderas que funcionan bajo la combustión del gasoil, cuentan con dos finalidades básicas en su uso, por lo que, básicamente pueden definirse como calderas para agua caliente o calefacción.

En primer lugar, las calderas destinadas al agua caliente, se conectan de forma directa a la red de abastecimiento de agua potable de una localidad, las tuberías de distribución se encargan de trasportar el fluido de H2O hasta la caldera en repetidas ocasiones para mantener su calor y brindar la temperatura óptima para el usuario.

Por otro lado, las calderas de gasoil destinadas a la calefacción, también son capaces de calentar el agua con la diferencia de que, este líquido es transportado hasta el calentador o radiador de agua para proporcionar el calor dentro de la vivienda.

Finalmente, las calderas mixtas combinan ambas funciones y son consideradas, el tipo de caldera de gasóleo más eficiente, debido a que, son capaces de proporcionar agua sanitaria caliente y a su vez, brindar los niveles de calefacción necesarios para una vivienda.

Caldera gasóleo,mantenimiento caldera, gasoil, instalación

Mantenimiento de calderas a gasoil

Al igual que, cualquier otro artefacto que genere calefacción constantemente, las calderas de gasóleo requieren de un mantenimiento periódico que, debe ser llevado a cabo al menos 1 vez cada año. Este tipo de trabajos permite prologar la vida útil de estos artefactos y evitar cualquier tipo de accidentes en su uso.

Debido a que, el gasoil cuenta con un elevado poder calórico y las piezas de una caldera deben ser manipuladas correctamente. El mantenimiento debe realizarse por parte de un profesional, desde aquí, exhortamos a que, solo permitas a un técnico cualificado llevar las labores de reparación, instalación y mantenimiento en las calderas de tu vivienda.

Básicamente el técnico especializado realizará una limpieza profunda a todas las partes de la caldera con materiales químicos que eliminen todos los restos de polvo o suciedad que se encuentren almacenados dentro del artefacto. A su vez, evaluará el quemador, la regulación y el almacén de gasoil para garantizar su funcionamiento correcto.

Recomendaciones para el uso de una caldera a gasoil

A pesar de que, su mantenimiento debe ser realizado por un profesional en la calefacción, existen una serie de actividades que puedes practicar en tu caldera con el fin, de proporcionarle un uso eficiente y mantenerla en estado óptimo.

  • Mantener el termostato en una temperatura de 70 grados.

  • Cambiar periódicamente la boquilla inyectora.

  • Evitar mantener en funcionamiento la caldera cuando mantiene el mínimo de combustible.

  • Apagar la caldera una hora antes de llenarla nuevamente de combustible.

  • Utilizar solo gasoil de calidad.

  • Limpiar la caldera en sus áreas externas e internas con regularidad.

Otros temas relacionados son el precio del petróleo en 2019 calderas de gas y calderas de leña.

Proveedor de fuel

Debido a que, el combustible para mantener en constante funcionamiento nuestra caldera suele agotarse cada determinado tiempo, es importante conocer los proveedores certificados para obtener con efectividad las cantidades necesarias de gasoil de calidad.

Estos proveedores de hidrocarburos abundan en todas las provincias españolas y básicamente se encargan de proporcionar el combustible para uso doméstico en toda la región. La normativa impide que su coste sea excesivo, pero, sin embargo, su obtención es regulada y solo es comercializada la cantidad necesaria para satisfacer la demanda.

Puedes localizar a tu proveedor de confianza con la empresa que se ha encargada de comercializar tu caldera.

Costes de la caldera a gasoil

Principalmente los motivos por los cuales las calderas de gasóleo son adquiridas cotidianamente para su uso doméstico, se debe a que, son capaces de proporcionar un mayor nivel de calefacción en las viviendas que otros artefactos con base en otros combustibles, logrado reducir sus costes de adquisición y funcionamiento.

Los costes aproximados por el uso de una caldera se calculan en relación con la cantidad de gasoil que pueden llegar a consumir durante su funcionamiento. Por ejemplo, una caldera que, funcione durante 6 horas continuas mantiene un almacenaje de aproximado de 11,22 kg de gasóleo, lo que se podría traducir a un total de 13,20 euros.

Abonado al monto inferior del gasoil como combustible a la caldera de gasoil, el valor de estos artefactos en el mercado tampoco resulta tan elevado. Debido a que sus capacidades calóricas se encuentran centradas en el potencial del combustible y no en la que puede producir el artefacto. Una caldera de gasoil estándar puede llegar a costar unos 1600 euros para brindarnos una climatización continua durante mucho tiempo.

Puedes ver más en el vídeo:

Contacto

  • 21, calle serrano 25041 MADRID

    Menciones legales

  • Teléfono

    916548279

  • Email:

    animateweb@gmail.com